Ulcera Venosa

ULCERA VENOSA POR INSUFICIENCIA VENOSA:

Una úlcera es una ruptura en la continuidad de la piel, causadas por la insuficiencia de la vena safena. Son importantes los antecedentes de várices y otros factores  predisponentes para la aparición de la ulcera. La presencia previa de várices y antecedentes de várices o úlceras en sus familiares cercanos puede indicar la presencia de problemas de retorno venoso que terminan en úlceras. Estas lesiones se caracterizan por tener uno o varios factores que entorpecen o detienen el proceso normal de cicatrización originando una herida que no cicatriza nunca o lo hace muy lentamente. La insuficiencia venosa es la causa mas común de úlceras en las piernas. El término de uso común “úlcera varicosa” es incorrecto ya que en sentido estricto las várices no causan las úlceras sino que tanto várices como úlceras son debidas a los cambios que ocasiona en la pared de las venas y en los tejidos la hipertensión venosa (acumulación de sangre venosa debida a defectos en el sistema que bombea la sangre de retorno desde la pierna al corazón). Estas úlceras ocasionan dolor, mal olor y descarga de fluídos que deterioran significativamente la calidad de vida de aquellos que las padecen. Son además una gran carga para la sociedad y los sistemas de salud ya que son una enfermedad frecuente calculándose que aproximadamente 1% de la población mundial tiene o ha tenido úlceras venosas. Habitualmente ocurren en el área del tobillo o la cara interna de la pierna. Sin tratamiento del problema de circulación venosa que las produce no cicatrizan nunca o cicatrizan temporalmente para reaparecer una y otra vez. Se tratan con vendajes compresivos o sistemas de medias especiales que controlan temporalmente la hipertensión venosa. Requieren además técnicas de cuidado de heridas que implican apósitos especiales y procedimientos que favorecen el crecimiento de los tejidos locales para cerrar la úlcera. Aunque estas lesiones se infectan frecuentemente no son en realidad de naturaleza infecciosa por lo que los antibióticos tomados o colocados localmente no son efectivos.

Tratamiento:

CICATRIZACION DIRIGIDA DE LA ULCERA VENOSA

Las úlceras venosas son causadas por la enfermedad venosa crónica, por ende el tratamiento va encamidado a corregir esta enfermedad a la par del tratamiento local de la úlcera.

La corrección de la enfermedad venosa durantae el tratamiento de la úlcera se logra usando vendaje compresivo. Antes de colocar el vendaje se aplicarán los apósitos y otros medicamentos necesarios para estimular la reparación tisular. La curas se realizaran preferiblemente cada 8 días. Solo en caso de infección, ùlcera de gran tamaño o mucho exudado se recomienda la cuara cada 4 días. Entre menos se moleste el tejido en crecimiento mas rápido crecerá.

La úlcera venosa es crónica, aparece y cicatriza durante años. Puede alcanzar un gran tamaño y aun crecer mas cuando se tratan con curas agresivas como el uso cepillo o agentes citotóxicos como el agua oxigenada.

Generalmente son bien tratadas en de manera ambulatoria, sin embargo hay situaciones que pueden ameritar su hospitalización:

• Infección severa.
• Dolor excesivo
• Realización de limpieza quirúrgica para retirar tejido neurótico
• Realización de injerto de piel
• Tratamiento quirúrgico de la enfermedad venosa

Los pasos adecuados a seguir para tener éxito en la cicatrizaciòn son:

1. Tratar los factores de riesgo que entorpecen la cicatrización: La enfermedad venosa crónica, las infecciones crónicas, desnutrición, conductas posturales, entre otros
2. Tratar el dolor
3. Educar al paciente en la necesidad de no estar mucho tiempo de pie o sentado que debe dar paseos para estimular las bombas musculares de la pierna
4. Aplicar vendajes para la compresión de la pierna. También pueden usarse medias de compresión especiales para úlceras.
5. Retirar y descartar el vendaje usado por lo menos cada 8 días.
6. Eliminar el exudado con compresas sin raspar u otra maniobra que lastime el tejido.
7. Limpiar la úlcera y sus alrededores con sustancias no citotóxicas.
8. Promover la eliminación de tejidos necróticos con debridamiento quirúrgico, enzimático o autolítico.
9. Reemplazar el apósito por lo menos cada 8 días. La selección del apósito debe ser hecha en función de la cantidad de exudado, la presencia de infección, tamaño de la úlcera entre muchos otros factores.
10. Control de las infecciones. Tomar cultivos cuando se presenten signos de infección. Indicar los antibióticos adecuados
11. Procurar la higiene y proteccion usando emulsiones cutáneas hidratantes en la piel cercana a la úlcera.
12. No mojar la úlcera. Usar productos especialmente diseñados y estériles para limpiar la úlcera y la piel de la pierna.
13. Hacer la cura con guantes. No usar apósitos o gasas cuyos sobres tengan dias abiertos

Stacks Image 236
Stacks Image 89
Stacks Image 224
Stacks Image 91
Stacks Image 214
Stacks Image 95
Stacks Image 218
Stacks Image 93

APOSITOS

Un apósito es una membrana de un material especialmente diseñado para cubrir, proteger y ayudar a cicatrizar una herida promoviendo la reepitelización del tejido. Los pósitos son de muchos materiales y están diseñados para cada etapa de la úlcera y para diferentes tipos de úlceras. Es equivocado mantener siempre el mismo apósito ya que las necesidades de la ulcera cambian con la cicatrización, infecciones, la enfermedad de base, el estado nutricional, si necesita humeda, si está demasiado húmeda, etc.
Stacks Image 140
Stacks Image 138
Anuncios